El origen del LSD

1
7810

¿Quieres saber cuál es el origen de una de las drogas más populares y que fue todo un boom en la década de los sesenta?  Hablamos del LSD, una droga recreativa que conocerás hoy en profundidad gracias a este artículo. Vamos allá:

¿Cuál es el origen del LSD?

El origen del LSD es indisociable del nombre de Albert Hoffman. Allá por los años 30 del siglo pasado, Albert Hoffman trabajaba para la farmacéutica Sandoz estudiando las propiedades del cornezuelo del centeno (un hongo que aparece en las gramíneas) y el alcaloide que éste produce: la ergotamina. Hoffman trabajaba tratando de descubrir nuevos compuestos con propiedades terapéuticas, pero, cuando fue a aislar el ácido lisérgico (que se puede obtener de la ergotamina) comprobó que no tenía tanto interés como había pensado en un principio.

Sin embargo, cinco años más tarde, sintetizó 5 miligramos más de esta sustancia. Se encontró que, mientras estaba sintetizando la sustancia, sintió un terrible vértigo y cierta inquietud, así que se fue a casa a descansar. Allí tuvo ciertas alucinaciones. Como es lógico, concluyó que se debieron al LSD, por lo que, para comprobarlo, consumió un cuarto de miligramo al día siguiente (lo que consideró una dosis baja). Cerca de una hora después, tuvo que pedir a su ayudante que le acompañara a casa porque sufría alucinaciones mucho más potentes que las del día anterior.

Ni tan siquiera pudo terminar de anotar sus observaciones al respecto (apenas escribió 50 palabras). El viaje en bicicleta a su casa es uno de los episodios psicodélicos más reconocidos en la subcultura pop.

Desde entonces, Hoffman se interesó mucho más por las drogas alucinógenas, las cuales consideraba una cura para el alma.

Como ves, el origen del LSD no es en absoluto cercano a nuestros días. De hecho, es bastante antiguo y en cierto modo curioso. Todo ello sin tener en cuenta que incluso antes de que se sintetizara también se obtenían sus efectos por medio de otros métodos.